Skip to main content

26

Oct 2017

Llevando el microlearning más allá de los “pequeños bocados”

Entradas de blog

Rodrigo Bolaños

Rodrigo Bolaños

CEO Kineo Latam

El microlearning debe tomar su lugar y convertirse en algo más que “pequeños bocados de información”. ¿Qué podemos hacer distinto para crear una experiencia completa? 

Hace algunos años, “pequeños bocados de aprendizaje” era un término muy utilizado en el mundo de L&D. Los diseñadores comenzaron a tomar capacitaciones largas de 45 minutos o más, y las dividían en pequeñas partes, para hacerlas más “digeribles”. Estas partes pequeñas son más fáciles de introducir en múltiples sesiones, y le permiten al usuario explorar el contenido en una forma menos lineal. 

Sinembargo, los pequeños bocados presentan algunos desafíos. Se necesita una gran habilidad para construir narrativas e historias complejas. Es más difícil diseñar curvas de aprendizaje dejando al usuario que navegue libremente. Todo puede acumularse y sumarse al shock del contenido del usuario.

El microlearning tiene que superar estos desafíos para convertirse en algo más que pequeños bocados. Te compartimos algunos tips para crear una experiencia más completa: 
 

Crea un aprendizaje episódico 

Un grano es el componente básico dentro de un programa de microlearning. Puede ser un tutorial, video, actividad, infografía, cuestionario, juego, actividad grupal, tareas offline, etc. Para ser efectivo, un grano tiene que estar enfocado dada su naturaleza compacta, los videos y audios no deben durar más de dos minutos cada uno y ningun grano debe durar más de cinco minutos. 

Dentro de un programa, varios granos pueden cubrir los mismos objetivos desde distintos ángulos. En este formato, el microlearning puede tener contenido más rico que un curso tradicional, ya que lo presenta de una forma más manejable y episódica. Puedes utilizarlo para entregar horas de capacitaciones, las cuales puedes trazar en una curva de aprendizaje. 

Para una pieza autónoma de microlearning, considera tu audiencia, qué necesitan y cómo encontrarán la capacitación. Las bases de un buen grano aún aplican. Decide cuál es el punto principal de aprendizaje, qué deben recordar y apegate a las necesidades.  

Piensa cuidadosamente a dónde puede ir tu usuario luego y qué otros recursos existen. Ningún aprendizaje está asilado, siempre son parte de algo mayor.
 

Sé un curador 

Si ya tienes recursos existentes, re utilízalos pero cúralos primero  
 

Dale espacio a las prácticas 

Las prácticas espaciadas quizás no tiene tanta fama como el microlearning, pero es algo que todos deberíamos estar haciendo. Le solicita al usuario que complete las actividades de aprendizaje en días, semanas e incluso meses. Al dejar un espacio entre cada aprendizaje y la actividad, los usuarios tiene oportunidad tanto de revisarlo como de probar que el conocimiento se adquiere con el tiempo. Pero también prueba que el aprendizaje se inserta en lo profundo en vez de ser recuerdos repetitivos. Dado que se espera que los usuarios completen un programa de microlearning al cabo de múltiples sesiones, es más fácil espaciar las prácticas. Las actividades reflectivas le generan a los usuarios reflexiones sobre lo aprendido hasta el momento en vez de ponerlos en situaciones hipotéticas. 
 

Enfócate en móviles 

El microlearning es perfecto para el tren, una sala de espera o un tiempo a solas. Los granos son perfecto para llenar esos espacios en la vida de la gente, además del tiempo que dedican a capacitarse.  
 

Vuélvete social 

Los granos cortos y focalizados hacen un gran trabajo de soporte. Si funcionan, la gente seguro querrá compartirlos. Esto mueve el aprendizaje de empujarlo a atraerlo, donde tus capacitaciones son descubiertas todo el tiempo y utilizadas en contextos que no anticipabas. Los usuarios pueden tener un feedback específico y tener hambre de más. 

Comentarios, puntuaciones y cuestionarios son formas comunes de que las personas que den feedback sobre los granos. Puedes usar estas conversaciones para construir tus creaciones y curar contenido. Quizás tu audiencia puede compartir más historias, consejos y tips para producir tu aprendizaje. En este sentido, tu microlearning puede ser el instigador de compartir actividades a través de organizaciones. O tal vez, tu audiencia puede sugerir sus propias secuencias de granos y compartirlas. 
 

Recompensa y juegos 

Los programas estructurados de microlearning pueden contener una gran cantidad de puntos. Es importante darle al usuario una actualización clara de su progreso para mantenerlos motivados. Subir de niveles es una forma de darle esa palmada al usuario por su esfuerzo. Por ejemplo, el usuario puede obtener puntos por escalar en el ranking a través de títulos honoríficos (principiante, master, Guru, etc.) Alternativamente, pueden obtener insignias de premios al completar determinadas actividades. El microlearning es perfecto también para la gamificación al agregar mini juegos a tu arsenal de granos, por eso quizás quieras agregar las mejores puntuaciones y líderes en la mezcla. 
 

No tengas miedo de cerrar las cosas 

Para administrar el viaje del usuario a través de un programa, puede que quieras cerrar su progreso de alguna forma. Con un viaje administrado, puedes empujar contenido a los usuarios e incluso controlar los periodos de tiempo en los cuales los aprendizajes específicos se escalonan. Puedes dejarlos también que exploren libremente dentro de subconjuntos de contenidos, pero quizás también quieras que ellos alcancen determinado nivel para progresar de, por ejemplo, niveles de temas para principiantes a niveles avanzados. Si esperas tener usuarios de distintos niveles, puedes utilizar diagnósticos para que empiecen en el punto indicado y personalizar así su viaje. Encerrar cuidadosamente algunos contenidos puede ser una gran herramienta para mantener la coherencia, diseño y experiencia de aprendizaje. 

Incluso un viaje lineal puede ser provisto de aspectos de aprendizaje social, links y recursos opcionales para dar libertad y elección.  
 

Entrégalo bien 

Una plataforma intuitiva y de fácil acceso es casi tan importante como el contenido cuando se trata de microlearning. Imaginate una página de LMS que guarda el progreso y la puntuación de cada usuario. La página ofrece simples recursos HTML y habilita nuevos contenidos a medida que el usuario se desarrolla.
 

Entonces, ¿dónde tendrá éxito el microlearning? 

El microlearning inicialmente podría utilizarse en dos extremos: mensajes rápidos y simples o programas más largos que se benefician de conceptos con varias capas y prácticas repetidas. El último tipo de microlearning que ha crecido mucho es en el ámbito de aprendizaje de lenguajes (por ejemplo Duolingo y Memrise). Piensa también por ejemplo en habilidades blandas, aprender determinados procesos o comportamientos.  
 

Piensa en actualizaciones personalizadas 

Imagina nuevas áreas de temas que se agregan a tu prescripción diaria de granos de aprendizaje y actividades de práctica a medida que tus necesidades de aprendizaje se desarrollan y cambian. La personalización cobra vida con el microlearning. Se trata de entregar pequeños hilos de contenido a un individuo, o incluso conectarlos en programas híbridos. El principio subyacente es uno de los componentes básicos: el sueño de un constructivista. 

Se puede conseguir mucho más. Incluso si tu aprendizaje es micro, no hay razón alguna para pensar en pequeño.

Si tienes alguna consulta específica sobre microlearning, contáctanos aquí, o deja tu comentario debajo. 

Rodrigo Bolaños

Rodrigo Bolaños

CEO Kineo Latam

Rodrigo es el fundador y CEO de Kineo Latam, responsable de la gestión general de la región. Es un apasionado del rendimiento empresarial, el diseño, el aprendizaje y la tecnología; ha tenido la oportunidad de trabajar en muchos países de América Latina y cuenta con más de 15 años de experiencia en funciones relacionadas con la planificación empresarial, la consultoría, el aprendizaje y la tecnología en compañías multinacionales que brindan servicios a empresas Fortune 500 en todo el mundo.