Skip to main content

03

Ene 2018

No te conviertas en el pez: sobreviviendo al cambio de escenario en L&D

Entradas de blog

Hay un dicho: "lo último de lo que un pez es consciente es del agua en la que nada". Todos corremos el peligro de ignorar nuestro propio entorno hasta que cambia, y lo mismo puede decirse de Capacitación & Desarrollo.

¿Cómo podemos asegurarnos de que no estamos limitados por nuestra propia perspectiva y que estamos cambiando con el movedizo entorno de L&D en lugar de quedarnos atrás?
 

Democratizando el aprendizaje

La forma en que podemos enseñar, y aprender, siempre ha estado limitada por las formas en que podemos comunicarnos. Ya en el siglo XV, la invención de Gutenberg de la imprenta se considera un momento clave en la democratización del conocimiento. Los avances en la tecnología han seguido democratizando el aprendizaje: casi todos en nuestra sociedad tienen acceso a Internet, al menos durante un tiempo, y con eso se obtiene acceso a información casi ilimitada.

Y eso produce un cambio en el equilibrio de la relación de aprendizaje, y en el papel que tenemos en L&D.

Ahora que todo el mundo, y realmente es todo el mundo, no solo los millennials, se han acostumbrado a estar conectado constantemente, está empezando a convertirse en un factor de higiene. Estamos acostumbrados a tener una gran cantidad de información a nuestro alcance en un dispositivo de nuestra elección, todo el día, todos los días.

Y quizás eso signifique que nos gustaría, o estamos llegando a la etapa en la que esperamos que nuestro aprendizaje en el lugar de trabajo sea entregado de la misma manera. ¿Por qué no? Si podemos encontrar algo al instante mediante Google, ¿por qué no todos los contenidos de aprendizaje se entregan así?
 

Usuarios comprometidos

Y eso es bastante emocionante porque significa que descubrimos la verdadera participación del usuario. Cuando quiera saber algo, lo buscaré y lo averiguaré ahora. Ahí es cuando lo necesito y cuando estoy listo. Está en mi punto de necesidad y, lo que es más importante, en el punto culminante de mi interés.

No necesitas emplear ningún método elegante para involucrar a este usuario: ya están allí. Y es un proceso activo: buscar contenido en lugar de esperar a que se entregue.

Pero si ese es el caso, nuestro papel como profesionales de L&D debe cambiar. En lugar de controlar y dar forma a cuándo, cómo y dónde se imparte capacitaciones, tenemos que encontrar la manera de sacar provecho de la forma en que los usuarios quieren comprometerse.

Ya no somos proveedores de capacitación, somos facilitadores del desarrollo profesional. Podemos ser una puerta de entrada para aprender contenido, y debemos asegurarnos de no convertirnos en un guardián o en un cuello de botella.
 

¿Cómo fomentamos el compromiso?

¿Cómo podemos asegurarnos de no obstaculizar lo que nuestros usuarios pueden lograr debido a nuestras perspectivas limitadas? Es fácil hacer lo que siempre hemos hecho, pero esto requiere un enfoque nuevo. Estos son mis tres pasos para fomentar el compromiso existente del usuario.

  1. Necesidades de investigación
    Sí, habla con los usuarios y descubre lo que quieren o necesitan saber. Luego averigüe cómo lo quieren recibir o cómo aprenden fuera del trabajo.
     
  2. Curación de contenido
    No tienes que crearlo todo. Ya existe una gran cantidad de contenido de aprendizaje, algunos de los cuales serán perfectos para las necesidades de tus usuarios. Pero necesitas filtrar y recopilar: asegúrate de proporcionar acceso a las cosas mejores y más relevantes.
     
  3. Conecta todo el aprendizaje
    Ayuda a los usuarios a ver el panorama completo sobre cómo se vinculan todos y cómo se ve el desarrollo de su carrera, no solo intervenciones de capacitación puntuales. Trabaja en asociación con tus usuarios y empleados para crear itinerarios profesionales.

Así que pensemos en ese pez, sin darse cuenta de su entorno. Con todo esto en mente, ¿estás tomando medidas para tomar conciencia de tu entorno a medida que cambian en lugar de esperar hasta que sea demasiado tarde?.

En esta ecuación el usuario es el pescador, en busca de contenido. Y tu eres el capitán del barco, dirigiendo, apoyando y brindando la experiencia de saber dónde están las mejores presas. Puedes aconsejar dónde se encontrarán los mejores aprendizajes y qué equipos necesitarán los usuarios para obtenerlos.

¿No suena esto mucho mejor que ser el pez?

Si quieres seguir hablando sobre cómo adaptarse a los contantes cambios de la industria de L&D, contáctanos aquí, o déjanos tu comentario debajo. 

 

Insights relacionados